Homeland: ¿qué vemos?

En el último programa de Redrum, hicimos un exhaustivo análisis semiótico de las cinco temporadas de Homeland, en él incluimos referencias a lo que consideramos que han sido los tiempos la de la paranoia antiterrorista y a cómo la ficción se ha hecho eco de estos tiempos desde la crítica más abierta  hasta la propaganda más burda. Para mí cada programa es una pequeña investigación, pues parte de una intuición de la que en un principio no sé nada y que me lleva de un sitio en busca de respuestas e información en una era donde todo se ha vuelto difuso y líquido, donde un marine puede ser un terrorista y viceversa.

Ir a descargar

Los datos que utilizo en el programa están ahí, son vuestros, os pertenecen, algunos como ya sabéis parten de vuestros propios comentarios y sugerencias y para mí son la prueba más evidente de que la tecnología puede utilizarse como una herramienta para socializar conocimiento y construir comunidad. Al final de este articulo adjuntaré los títulos, enlaces y referencias que mencioné en el último podcast para los que tengáis ganas de continuar.

Una de las etapas más fascinantes de la Historia del Arte empieza con un espejo. Es el espejo de “Las Meninas” de Velázquez. Aunque a decir verdad, Velázquez le copió la idea a Van Eyck que ya la había utilizado en El matrimonio Arnolfini, sin embargo, si Van Eyck la utiliza para una mera cuestión formal: conseguir la sensación de perspectiva, Velázquez la convierte en un elemento que hace que el espectador se incluya dentro de la escena. El extrañamiento misterioso de “Las Meninas” reside en ese juego equívoco en el que no sabemos qué lugar ocupan los objetos en la representación y qué lugar ocupamos nosotros dentro de la misma. Las miradas de los personajes del cuadros nos desafían como si quisieran decirnos a través de los siglos: que lo que miramos nos mira.

velazquez-se-lo-invento-todo-las-meninas-nunca-posaron-para-acabar-el-cuadro

En resumidas cuentas, Velázquez logra algo que luego el cine explotará en su ansia por representar lo inquietante, incluir dentro de la pantalla al propio espectador, hacerle partícipe de la representación de la representación y desafiarle entregándole el derecho a la subjetividad:  la película se desarrolla en el interior de la mirada . Nadie mejor que Hitchcock supo hacer esto a través de su cine en películas como Los Pájaros, Marnie la Ladrona, La Ventana Indiscreta, Psicosis y sobre todo Vértigo donde la pregunta : ¿qué vemos? ¿a quién vemos? condensa toda la narrativa del filme tensando al máximo el triple juego Espectador- Espectador-Observado, (el espectador que observa a James Stewart que es a su vez un observador de Madeleine)  Para hacer énfasis en esta idea Hitchcock abre la película con uno de los títulos de crédito más comentados de la historia del cine.

Unos labios femeninos unidos a un rostro que no conocemos ocupan la imagen. La imagen se centra en un uno de sus ojos. Pero ¿Quién es? ¿A quién vemos? Sin duda, no se trata de la protagonista de la película, ni de ninguna de las actrices que aparecen en ella, entonces ¿quién es es? ¿a quién pertenece este ojo? Es nuestro ojo, el ojo de la espectadora que está a punto de ver la película, en un afán por ir más allá, la cámara penetra los límites de la pupila desorbitada que se confunden con elipsis y espirales psicodélicas. ¿Qué es Vértigo? ¿Dónde ocurre Vértigo? En el mundo interno, abstracto, abyecto de quien la mira.

Lo interno y lo externo se mezclan en los títulos de crédito  de una película que ya de por si va a destacar por mezclar el pasado y el futuro, lo bello y lo siniestro, la vida y la muerte, el original y la copia. En un terreno mucho más líquido, como si las fronteras entre todos estos conceptos ya se hubieran diseminado fruto de un terreno abonado por la  postmodernidad y la sobrexposición mediática  se ubican los créditos de Homeland. Y sin embargo las imágenes-collage que encontramos en los títulos de crédito nos remiten a la misma pregunta:  ¿Qué estamos viendo? La desconexión espacio-temporal vuelve a introducir la mirada del espectador dentro de la ecuación.

Una niña duerme placidamente mientras escuchamos una voz en off procedente de un medio de comunicación impreciso  que informa de el ataque de fuerzas aéreas de los Estados Unidos, la niña va creciendo frente al televisor mientras imágenes de presentadores de noticias y presidentes se suceden informando sobre catástrofes, las imágenes se mezclan con las de un laberinto, y con las de la misma niña tocando la trompeta, a la vez que la voz sigue informándonos compasivamente de nuevos ataques y amenazas, un trompetista negro ocupa la imagen, el presidente Reegan, y de nuevo vemos el laberinto, pero esta vez en su interior vemos a la niña disfrazada con una máscara de león.

 homeland2

La niña se hace mayor y posa junto a un piano,  siguen informando voces procedentes de telenoticias; ahora vemos al presidente Bill Clinton hablando de un nuevo acto de terrorismo, la niña ya es un poco más mayor, la vemos vestida como una adolescente agarrándose a una de las paredes del laberinto, un ojo que duerme, una pupila inquieta que duerme, que sueña ¿quizás? Volvemos a ver la imagen del trompetista negro dando las gracias al público, la imagen se funde con un grupo de mujeres ataviadas con burka y con las declaraciones de Colin Powell, un bombardero en Irak, las imágenes del 11 de Septiembre en Nueva York, el puente de Brooklyn, la voz en off de las noticias sobre los ataques terroristas se entrecruzan, presidente Obama en tres planos: del derecho, del revés, del derecho.

obama

La entrada al edificio de la CIA en Langley en tres planos: del derecho del revés, del derecho, sombras, pasos que cruzan la entrada al edificio, la familia de Brody al derecho, imagen de Brody con su mujer al revés. Brody y la protagonista que ya identificamos como Carrie en el mismo laberinto que hemos visto al principio, la voz en off se sustituye por la de los protagonistas: son voces inconexas “me aseguro de que no vuelvan a atacarnos” “todo el mundo se equivoca alguna vez”, la pupila se abre, las imágenes se interconectan entre sí, Carrie vigilando a Brody, Brody mirando la Casa Blanca.

Menudo cóctel. ¿Qué hemos visto? Pasado se convierte en presente, presente se convierte en pasado. Una lectura simple podría  interpretar la sucesión de imágenes en clave temporal, la infancia de Carrie atravesada por los sucesos traumáticos de la historia de los EE.UU, un hilo de imágenes que explican la evolución del personaje hacia la persona que es hoy, un historial que nos facilita información de sus obsesiones y fijaciones. Pero ¿dónde encaja el trompetista en todo esto? ¿y el laberinto? ¿y la máscara de león? Mi lectura es que las imágenes que vemos no responden a una historia, sino al inconsciente de Carrie. Esa fuerte sensación de hogar amenazado, la invasión mediática en un cerebro frágil, la sensibilidad musical truncada por un laberinto mental asfixiante que simboliza, de una parte, la propia enfermedad de la protagonista (música de jazz, desconexión de las imágenes entre sí) , y de otra, la enfermedad colectiva de un país que se ha forjado a base de mensajes de terror, del miedo al otro, de hacer del hogar un búnquer, del sweet home un Homeland.

Una pupila siempre vigilante que mezcla entre sus obsesiones el terror a la inseguridad y la necesidad de la agresividad  para defenderse de aquello que se teme (Leviathan). Esta idea se confirma en la imagen de la máscara de león: una máscara, un elemento disruptivo patológico, que envuelve un rostro indefenso. Como en las antiguas tradiciones aborígenes y en la concepción ancestral del carnaval, la máscara funciona como un ritual iniciático  para la guerra o para ahuyentar los malos espíritus . Pero entonces, ¿estamos viendo el inconsciente de una vida concreta o el inconsciente de una sociedad entera? ¿y qué nos dice esta introducción sobre la ficción que vamos a contemplar?

En primer lugar, creo que la primera pregunta y la segunda están íntimamente relacionadas . Porque son ambas cosas. Vemos el inconsciente de una persona que aspira a representar una sociedad entera. Esto significa que la serie desde el primer momento se inscribe en un terreno de ambigüedad total , puesto  que va a dialogar constantemente con el espectador occidental a partir de un juego de espejo-reflejo con lo real, y en segundo lugar, no va a renunciar a su carácter ficcional lo que le permite distorsionar y fabular lo narrativo en base a que se trata de un producto de ficción. Esta doble vertiente convierte Homeland en un arma de doble filo, que puede acercarse sinuosamente a la  propaganda política, ya que parte de su  legitimidad como serie de ficción viene dada por su conexión directa con la geopolítica real y por la gestión de los tiempos, los conflictos, los miedos colectivos de la sociedad Occidental .”Me aseguro de que no vuelvan a atacarnos” nos introduce en un mundo donde hay un “ellos” y un “nosotros”, hay un sujeto colectivo al que apela la imagen que se enuncia en primera persona del plural “Nosotros” “nuestros símbolos” “nuestra casa” frente a lo “desconocido” “lo discontinuo” “lo amenazante” “lo de afuera”. Esa es la “otredad difusa” de Homeland, un enemigo al que nunca llegamos a enfocar. ¿Critica esto la serie, lo enuncia, lo refuerza, lo construye?

Precedentes , libros,películas, artículos  y otros enlaces de interés :

http://seriesblanco.com/serie/2727/hatufim-prisoners-of-war.html (serie israelí en la que está basada Homeland)

The manchurian candidate  (John Frankenheimer 1962 o versión de 2004 que se tradujo como El mensajero del miedo , Jonathan Demme)

Leones por corderos (Robert Redford, 2007)

Caza a la espía (Doug Liman, 2010)

En el valle de Elah (Paul Haggis, 2007)

No country for old man (Joel &Etan Coen, 2007)

En tierra Hostil  (Kathryn Bingelow, 2010)

La Guerra de los Mundos ( Steven Spielberg, 2005)

Pearl Harbour (Michael Bay, 2009)

Argo (Ben Affleck, 2012)

El francotirador (Clint Eastwood , 2015)

La noche más oscura (Kathryn Bingelow, 2012)

Ficciones colaterales. Las huellas del 11S en las ficciones Made IN usa. La ficción americana toma el pulso de la historia política.(Fernando de Felipe, Universitat Oberta de Catalunya)

http://federicogaon.com/homeland-edward-snowden-y-el-estado-islamico/#sthash.aq0u3zBZ.dpuf

http://www.sumandohistorias.com/a-fondo/la-guerra-en-homeland/http://www.sumandohistorias.com/a-fondo/la-guerra-en-homeland/

http://harvardpolitics.com/books-arts/homeland-islamophobic-propaganda-or-progressive-masterpiece/

http://www.europapress.es/cultura/cine-00128/noticia-asi-uso-cia-noche-mas-oscura-justificar-programa-torturas-20150520163648.html

http://vientosur.info/IMG/pdf/VS129_D_Aguado_Analisis_serie_Homeland.pdf

 

 

 

 

Ir a descargar  (Interesante audio sobre cine y servicios secretos)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s