Verónica de Paco Plaza y Cría Cuervos de Carlos Saura

Si Carlos Saura quiso hacer constar el mensaje oculto de Cría Cuervos en el tema central de la película “¿Por qué te vas?” de Jeannette, Paco Plaza, el director de Verónica ha hecho lo propio con el leit motive de su  película a través de la canción “Hechizo” de Héroes de Silencio. Las dos películas tienen mucho más en común que lo que Paco Plaza ha revelado sobre las referencias que ha querido de la que para él es la mejor película de Carlos Saura “Cría Cuervos”; las de unir el terror y el realismo, la búsqueda de la auténtica expresión de la infancia y la presencia de Ana Torrent, en Cría Cuervos como niña, aquí como madre. Más allá de las convergencias en la sinopsis y la atmósfera, ambas películas tienen común un uso el terror para hablar de aquello que se dibuja incomprensible en la pupila del inocente  hasta adquirir deformaciones quijotescas. Ese terror, sólo es el pretexto subjetivo para hablar de los terrores de la comunidad , para hacer un retrato sociológico de la cultura popular en nuestra historia reciente.

images-43null

“¿Por qué te vas?” funciona como una canción fúnebre, entona el réquiem por un régimen sin cuya tutela la sociedad parecía no saber explicarse a sí misma como las niñas huérfanas que protagonizan el filme de Saura . Con los padres ausentes, Saura dibuja un fino filo en el que se confrontan lo viejo y lo nuevo. Mientras lo viejo está representado por la abuela, una mujer senil, muda y desmemoriada, pero todavía viva, que contempla las fotografías de un pasado familiar y militar glorioso mientras escucha “Maricruz” una copla interpretada por Imperio Argentina. Y  lo nuevo está representado por el grito de abandono de las niñas en su pueril rebeldía : “¿Por qué te vas, Por qué te vas?” Cría cuervos es una película que mira hacia el pasado, pero las líneas entre el pasado y el presente están difuminadas por un velo onírico que es también el que separa la vida y la muerte. Los fantasmas de Ana representan sobre todo la incapacidad de una generación para sacudirse un tiempo de encima y la inevitable impronta de ese tiempo en las generaciones venideras.

Saura retoma claramente algunas de las grandes escenas del cine de Ingmar Bergman, especialmente de Gritos y Susurros, donde se suman la familia, la muerte y la feminidad, el dolor físico y el consuelo maternal de la criada o de Fanny y Alexander donde de nuevo pone cara a cara a la muerte con la infancia. Un padre, militar franquista, que muere en la cama, como el régimen, y unas niñas que juegan con las pertenencias legionarias del padre ausente sirve de imagen poética para expresar las dudas de Saura hacia la capacidad regeneradora del propio sistema y manifiesta una tendencia continuista cuya voluntad transgresora es un sainete, un vodevil, como el de las niñas pintándose la cara para hacer cruzar levemente la frontera de lo prohibido.

Cría cuervos 27Criacuervos3

“Vámonos de esta habitación al espacio exterior…” es el estribillo del tema Hechizo de Héroes de Silencio que aparece varias veces en la película Verónica de Paco Plaza, ambientada en el barrio de Vallecas en 1991, la canción tiene una función claramente simbólica en el relato de la película, tanto en lo individual, como en lo colectivo. En lo individual expresa una realidad que ya no es evanescente, al contrario, aquí ya no se les esconde a los niños las verdades a través de la hoja de luz de una habitación entreabierta.

 

iOnQq

Aquí hay familias numerosas en pisos de escasos metros cuadrados, camas plegables, madres trabajadoras, edificios de ladrillo rojo, clase obrera, rutina y extrarradio. La escapatoria en el contexto de Verónica tiene que ver con soñar otro mundo, fantástico, encantado, esotérico que se extiende más allá de este.   “He oído que la noche es toda magia…”

1498557465_102005_1498557557_noticia_normal

La película juega con la idea del terror como frontera que separa lo familiar de lo desconocido, lo repetitivo de lo insólito, la niñez de la adolescencia. A nivel simbólico la canción de Héroes nos habla de una sociedad que ha decidido deliberadamente no mirar más al pasado: ni con justicia, ni con nostalgia. “ No querer recordar, ni siquiera el pasado, que sientes que está ,completamente agotado. Vámonos de esta habitación ….”

Con inteligencia, Paco Plaza refleja ese mundo de bares de barrio, donde la puerta al más allá, la ventana a lo prohibido, se vende por fascículos en el quiosco de la salida del colegio y la sofisticación publicitaria se reduce  a hacer rimar palabras en canciones pegadizas para productos de limpieza diseñados para amas de casa,  y por supuesto la referencia a las leyendas de Bécquer que se sitúan también, al igual que la película y su protagonista, en un territorio ambiguo entre lo real y lo onírico, lo mágico y lo justo. Verónica busca distanciarse de una realidad que le disgusta y aislarse en una extrañeza que Paco Plaza asegura que es autobiográfica. No hay romanticismo sin outsiders y no hay outsiders sin romanticismo.

Screen-Shot-2017-03-31-at-8.39.35-AM-2

No por casualidad la película se ubica en un año clave y también fronterizo, 1991, con una España que desde luego ya ha dejado atrás las zarpas de los cuervos franquistas, pero al mismo tiempo acusa los signos de su presencia en un gran atraso social, cultural y democrático. La educación religiosa sustituye la ciencia por el oscurantismo, la religión por la filosofía. Verónica, como asegura la canción de Héroes, quiere trascender esa realidad y desplazarse hacia el futuro, lanzarse hacia una modernidad no conquistada. El espacio exterior tardaría poco tiempo en venir: las Olimpiadas del 92, la Expo de Sevilla, los fondos Feder y el Ave. Pero eso Verónica no lo sabe porque  es un ser fronterizo a medio camino entre dos edades que también son dos épocas, o como dirían los propios Héroes del Silencio: “Entre dos tierras”.

fotonoticia_20170330184240_640

 

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “Verónica de Paco Plaza y Cría Cuervos de Carlos Saura

  1. Perfecto análisis, desde lo social, lo sistémico, la psicología de los personajes protagonistas, dos niñas que ahondan en lo más profundo de sus anhelos y transitorias convicciones, en búsqueda del sentido de su existencia. Son dos películas, de las que solo he visto Cría Cuervos, de Saura, pero que fue una grata experiencia en muchos aspectos. El miedo, pues qué decirte, sí, el miedo pernocta, se interrelaciona con la voluntad intimista por conocer y escapar del entorno, en ese tránsito de lo viejo a lo nuevo, de la idea nodular de renovación. Pero es un miedo más profundo que el simple terror clásico. Por eso, tu análisis es muy a contracorriente, tratas aspectos no puramente cinematográficos. Sumamente interesante.
    Seguiré pasándome por aquí.
    Un abrazo 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s