La liberación no era esto: una aproximación incómoda al caso Weinstein

 

 

Fue el verano en el que el pene de un presidente 

estuvo en la mente de todo el mundo, 

y la vida con toda su desvergonzada impureza,

confundió una vez más a Norteamérica 

(Philipp Roth, La mancha humana)

 Leila Guerriero es una mujer que ha visto cosas que vosotros no creeríais.  Con  la mirada desprejuiciada que da no haber estudiado en una universidad europea atrofiada por los grandes valores ilustrados, pero el intestino que otorga haberse recorrido con la prosa de una cirujana la última letrina de América Latina,  Leila Guerriero es la voz más interesante del periodismo narrativo actual. En una conferencia  hablaba de ese público pusilánime que no había podido soportar la película de El Hundimiento porque en ella, Hitler aparecía acariciando a su perro . Para Guerriero  era un mal síntoma que el público actual incurriera en una interpretación moral de los personajes, divididos en buenos y malos de una pieza que ya se había superado hace 500 años con Shakespeare, como si ser malvado y cruel fuera incompatible con tener accesos de ternura y de talento.  

Leila-Guerriero-para-Jot-Down-3

Ocurrió hace unos años tímidamente con la obra de Polanski cuando se reabrió el caso de violación de la que está acusado el director, ocurrió después con las declaraciones antisemitas de Lars Von Trier que desataron su expulsión definitiva del festival de Cannes, antaño nido de la contracultura, hoy mausoleo de viejas glorias del cine de autor que viven de las rentas de tiempos mejores.  

nymphomaniac_lars_von_trier

 

Luego vino el caso Weinstein, destapado el pasado 5 de Octubre por un artículo del New York Times tras años de compra de testigos y víctimas donde se revela todo un complejo mecanismo de acoso sexual perpetuado por uno de los mayores productores de Hollywood dejando tras de sí una retaíla de víctimas que reportan delitos como violación, asalto, acoso, hostigamiento, seguimiento y amenazas que ponen en evidencia además de la monstruosidad del personaje, el modus operandi del sistema: el abuso de poder como arma de violencia sexual. 

3570

Weinstein es expulsado de la Academia de las Ciencias Cinematográficas, de su compañía  y repudiado públicamente por una profesión que hacía años que estaba al corriente de la situación, todo esto antes de que exista una sentencia firme sobre el mismo. De la profesión, la situación se extiende a una opinión pública sobrecogida por las denuncias de acoso sexual y a partir de aquí empieza la sangría de casos que en nombre de la liberación de las mujeres y de las víctimas azotará los medios de comunicación las siguientes semanas en una rumorología incesante que abre paso al momento de los linchamientos públicos. 

The Cinema Society & Michael Kors Host An After Party For "Iron Man"

No seré yo la que haga aquí una defensa a ultranza del derecho penal y la justicia, especialmente en un momento donde el sistema judicial se ha revelado como incompetente para proteger a las víctimas de la violencia machista y de las agresiones sexuales, como vimos la semana pasada con  el juicio de LaManada. Sin embargo, la vía judicial existe por algo. Entre otras cosas para determinar las circunstancias del caso concreto, los atenuantes y los eximente. Y también para determinar si hay caso. Lo siento pero algunos periódicos están incluyendo dentro de los casos de “abuso sexual” o “acoso”  reportes que no se sostendrían en un tribunal ni cinco minutos, que no  constituyen un tipo delictivo. Por ejemplo: Salma Hayek le dice a Oliver Stone en un estreno de una premiere en Londres delante de toda la prensa “no me toques Oli”. Nos puede parecer asqueroso,  nos puede parecer machista. Lo es. Pero no es un delito. Ni siquiera la supuesta víctima , en este caso, Salma Hayek lo ha reportado como tal que es condición sine qua non para que vaya adelante la acusación. 

img_astrid_20171016-160750_imagenes_lv_terceros_stonesalma-kKiH--656x492@LaVanguardia-Web.jpg

Ojo con esto. Se esta banalizando el uso de la palabra “acoso”, “agresión” “violación”.  El patriarcado se combate, las violaciones se denuncian. No se puede jugar con fuego. Una agresión sexual es algo muy serio, le hacemos un flaco favor a las víctimas de las agresiones sexuales , actrices y no actrices, si frivolizamos tanto con el tema que se convierte en un lugar común sin toda la carga violenta que en realidad comporta.  En una agresión sexual, por definición, hay contacto físico y violencia o intimidación.  Sé que me van a caer piedras por decir esto; pero no es lo mismo que te toquen el culo en un bar, que un tío se ponga pesado o que te enseñe toda su “masculinidad”  a que te peguen una paliza y te penetren. No es lo mismo.No se siente igual.

 No es lo mismo masturbarse delante de otra persona , como ha admitido el cómico Louis CK, que ser un violador psicópata que amenaza a sus víctimas. No es lo mismo abusar de alguien contra su voluntad que realizar un tocamiento sin su permiso, no es lo mismo. Podemos convenir sociológicamente en que todo parte de una raíz patriarcal, de privilegios, de abuso de poder, pero ese es un análisis sociológico, no jurídico y si existe la vía judicial es para establecer diferencias y matices allí donde la masa grita “a por ellos” “que los maten”. La masculinidad no se divide entre el violador-asesino y el joven feminista defensor aguerrido de las nuevas masculinidades. Volvamos al Hundimiento, todas estas conductas que se les están achacando a muchos actores son reprobables, intolerables y machistas; pero ¿son de verdad equiparables al caso Weinstein? ¿merecen el mismo castigo: el veto total, el ostracismo artístico, la repudia absoluta y general antes incluso de que exista una sentencia sobre los hechos?

louis-ck

Por otra parte, ¿seguro , estáis seguros de que ninguno de vosotros tiene en su pequeño historial nocturno una mancha sexual que afea el código de pureza antipatriarcal que ahora exhibís orgullosos ante la indignación general? ¿Una insistencia impúdica? ¿un tocamiento no deseado? ¿una fina línea entre la borrachera y la inconsciencia? 

El monstruo sexual, Weinstein, ha servido para denunciar un status quo donde el poder y la fama se ejercen con y por el sexo, las víctimas deben ser compensadas, y deben tener derecho a un juicio justo. Pero no nos confundamos, nada de esto se hace por justicia, por feminismo o por las víctimas. Si vetan a Kevin Spacey de House of Cards o si Ridley Scott lo extirpa de cada fotograma viviente, no es por ninguna de estas cosas; es por dinero. Si cancelan el show de Louis CK  es por dinero. Los mismos que  forman parte de toda esta estructura de explotación sexual prefieren amputar unas manzanas podridas antes que aceptar que el problema es sistémico. Son los mismos que están en contra del matrimonio gay y los que defenestraron a Clinton por su lío con la Lewinsky. Es esa América. No la de las sufragistas, ni la de las panteras negras, ni la del derecho al aborto ni la de la antiglobalización. Es esa América mojigata y nauseabunda que no diferencia el juicio penal del juicio público

ntdmzsmbuzuocihwoq0j

 

maxresdefault-12

 

Vetar a un actor o a un director que ha cometido un acto deplorable no soluciona el acto deplorable. Entiendo, volviendo al público del Hundimiento que no quiere ver a Hitler acariciando un perro, que  la sola idea de mezclar elementos contrapuestos (acosador/buen actor) (machista/buen director)  pueda crear una especie de cortocircuito  mental en algunas personas.  Pero el veto no tiene nada que ver con el feminismo, el feminismo es un proceso liberador; y como tal no puede conjugarse en términos coercitivos. Yo puedo elegir no ver a Kevin Spacey en una pantalla nunca más, pero es una decisión individual que apela a la moral de cada quien. No se la puedo imponer al resto. Si se la impongo al resto ya no se llama feminismo. Se llama censura. 

5af168754f77b9569d5a30fbaa8d1744--angela-davis-quotes-viva-la

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s